Header Ads

Entre lágrimas y velones vecinos se despiden de piloto fallecido en accidente.



Embargados por el dolor se encuentran los vecinos del Residencial Isabel II, del sector Villa Faro, Santo Domingo Este, ante la inesperada y trágica muerte del primer teniente piloto Kelvin Villanueva Garay, que ha llenado de luto a una comunidad que lo vio crecer.
Desde anoche perduran hileras de velones encendidos y colocados por amigos y vecinos, en el parque de Isabel II, frente al asiento de metal donde solía compartir con sus amistades, y cuyo decorado forman las letras K y V, en honor al nombre del fallecido piloto.
Esa misma noche, en la acera de la calle Primera del residencial, vecinos y más velas acompañaron a su padre y hermanos en una improvisada vigilia que duró hasta casi el amanecer.
Villanueva provenía de una familia humilde y trabajadora que por más de 30 años residió en el Residencial Isabel II. Un brillante estudiante y aviador, se graduó de bachiller a los 15 años y al poco tiempo se formó en las Fuerzas Armadas Dominicanas y en la República de Argentina, donde recibió formación e instrucciones a pesar de su relativa juventud.
El piloto de las Fuerzas Aéreas Dominicanas perdió la vida el mediodía del sábado en Elías Piña, cuando su avión se precipitó a tierra mientras realizaba una misión rutinaria de vigilancia en la frontera. Apenas tenía 24 años de edad.

No hay comentarios